Desde el Corazón de las Organizaciones

New watersLéase bien. Retos. No en el sentido del enojo. Sí del desafío.

Desde una nueva parada de mi historia laboral, me siento a seguir reflexionando sobre la práctica de quien habita hace largo rato en Recursos Humanos.

Con nueva adrenalina, agradecimiento por mi vida laboral anterior y reencarnada actualmente en  una función corporativa, atendiendo, asesorando, ayudando a un grupo de organizaciones en lo que a veces mencionamos como “gestión blanda” del área. Dicho sea de paso… ¿a quién se le habrá ocurrido la idea de lo “blando”, que también suena a flexible o fácil? Vayan mis cordiales saludos a quien corresponda.

Tratando de hacer conversar personas que pertenecen a entramados diferentes de culturas, nichos de negocio y fundamentalmente personas.

Viviendo la magia tan bien explicada por Pamela Suzanne en su seminario “Transiciones de Carrera” de qué significan y cómos se operan las transiciones de carrera: tratando de meterme en un  rol después de tantos años en otro entorno organizacional y rubro de negocios.

¿Por qué las personas necesitamos este tipo de cambios? ¿Qué hace que repentinamente salgamos de la tan mentada zona de confort para lanzarnos en una aventura cuyo desenlace no nos es conocido?

Vuelvo a una palabra que me encanta: aprendizaje. Según las personas y las circunstancias, asumo que puede ser una motivación –incluso la principal- para realizar cambios de rumbo a veces bruscos. La necesidad de nutrirse de nuevas realidades y responsabilidades, el desafío de probarse nuevamente, sin importar la altura de la vida laboral de que se trate, extrañando al mismo tiempo, superando el cansancio de tener que rearmar la red de colegas entramada año a año, donde hay que volver a probarse: no tienen por qué confiar en uno, no hay terreno ganado hasta que no se demuestre lo contrario.

¿Qué pueden hacer las organizaciones para seguir sosteniendo en este tipo de personas la sed de aprendizaje? ¿Tienen que hacer algo o es tarea de las personas seguir dotando a su vida del componente de la novedad? ¿Qué pueden hacer las organizaciones que reciben a este tipo de individuos? No es fácil recibir un “paquete armado”; resulta un riesgo al tiempo que la posibilidad de un rápido “retorno de la inversión”.

No lo sé… tenerles paciencia, por lo pronto!

Comentarios en: "De Retos también se Vive…" (1)

  1. Bueno, bueno…bienvenidas nuevamente tus palabras y tus reflexiones! Esa ilustración del pescadito es muy representativa; también podría serlo un salmón que nada contra la corriente, con éxito, claro. Gracias por volver!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: